Aprender jugando es mucho más divertido

¿Qué hacemos con un chico tímido que se resiste a bailar para mejorar su coordinación motriz? El baile es un ejercicio perfecto para aprender a movernos con ritmo y desarrollar nuestro sentido de la coordinación, ¿pero cómo hacemos si esto supone un problema por nervios o miedo escénico? Después de todo, si las chicas o los chicos de la clase están mirando, uno no quiere hacer el ridículo, ¿verdad?

En el aula de psicomotricidad del colegio parece que de momento, tenemos una solución. Que bailen jugando. O que jueguen bailando, como uno prefiera. ¿Qué cambia? Todo. Los chicos y chicas están todos deseando de hacerlo y se olvidan de cualquier otra cosa. Compiten para sacar el máximo de puntuación, colaboran en parejas por el mismo motivo, y desarrollan su coordinación física.

¿Qué ingrediente hemos añadido a la ecuación? Una video consola Microsoft Xbox con el sensor Kinect, que detecta y proyecta la imagen de los jugadores en la pantalla, guiándoles, puntuando sus éxitos y proporcionando pistas cuando cometen errores.

¿El resultado? Todos se lo han pasado pipa y…¡Quieren más, mucho más!

[photofade]

 

Irene Otero

En expresión corporal y teatro estamos aprendiendo a usar las nuevas tecnologías como método educativo y a la par… SUPERDIVERTIDO!

Los niños/as a lo largo de estas dos sesiones han actuado, dirigido y disfrutado de su juego… Han creado nuevos vínculos entre ellos y han dejado de lado sus miedos escénicos.

Un bravo por ellos! Seguiremos trabajando en el uso de la Xbox para fomentar las habilidades escénicas del alumnado.